Helecho Verde

Uso y abuso de los pañales desechables

Los pañales desechables han generado desde su aparición la polémica sobre lo dañino que resulta para la piel de los infantes y los problemas ambientales que conlleva su eliminación. Los principales materiales con que son creados los llamados pañales ecológicos son cuestionados, ya que si se hacen llamar amigables con el medio ambiente no puede estar hecho de 80-100% de poliéster e incluir además PUL (tela de poliéster con una película o capa de plástico de 1-2 mm, unidas por medio de calor y pegamento).

Igual de preocupante que el medio ambiente es la salud dermatológica  del niño que se presenta en forma de rozaduras. Esto se debe, además de los materiales con que están hechos, a la frecuencia y prontitud con que los padres suelen cambiar los pañales. Es por esto que se abre la posibilidad de volver al pañal de género debido a la producción en cantidades industriales y la distribución masiva de estos productos desechables.

Es por esto que muchas personas han optado por cambiar con menos frecuencia los pañales para generar menos desechos para el ambiente, confiados en que por un rato no pasará nada con la orina y las heces contenidas por un plástico impermeable y que no permite la ventilación, esta irritación se acelera por el uso de perfumes irritantes y aceites que son elaborados con aceites de origen mineral derivados del petróleo y ácidos esteáricos.

Los jabones y detergentes a los que comúnmente tenemos acceso, también contienen estos tipos de ácidos. Para reducir fácil y rápidamente el riesgo de una rozadura es necesario cambiar el pañal de manera oportuna t rápida, además usar sólo agua limpia y un trapo, y si es realmente necesario, usar un jabón que no contenga fragancias y que sea neutro.

Expertos han agregado que también se genera un impacto en el aparato respiratorio del bebé a la vez que este inhala estos perfumes.

Helecho Verde

De acuerdo con un estudio publicado en la revista inglesa Environmental Health, los pañales desechables de algunas marcas presentan una concentración tan fuerte de químicos  que al momento de sacar un pañal “limpio” la liberación de estos y su inhalación pueden de manera instantánea desatar reacciones parecidas a los síntomas asociados con el asma y otros problemas respiratorios.

Estos químicos, como el tríbutilo de estaño (TBT) o el monobutilo de estaño (MBT), se encuentran en todos los pañales desechables, son sustancias tóxicas que producen efectos parecidos a los de las hormonas, puede afectar el sistema inmune y endócrino, además no se puede biodegradar quedándose en el ambiente y llegando hasta nuestra cadena alimentaria.

Para que un pañal desechable sea perfectamente blanco, se requiere de un proceso en el que se usa masivamente cloro, el que deja  un residuo tóxico llamado dioxina. Desde hace años, la agencia norteamericana -Environmental Protection Agency- incluyó a las dioxinas y el TBT en su lista de “químicos más tóxicos”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido sobre los riesgos que representan para la salud: reacciones en la piel, disfunción hepática y otros relacionados con el funcionamiento de los sistemas inmune, nervioso y endócrino, así como con la salud reproductiva.

Otros químicos como el poliacrilato de sodio, que se usa para absorber líquidos, liberan una gran cantidad de sodio, el cual al desprenderse, libera iones negativos de carboxilo que se repelen. Curiosamente, el poliacrilato de sodio fue eliminado de los tampones desechables al reconocerse que produce irritaciones de piel y problemas respiratorios, además de incrementar el riesgo de desarrollar la infección conocida como Síndrome de Shock Tóxico (SST). Sin embargo, la mayoría de las investigaciones niegan que este químico represente un riesgo para la salud. Siendo así y debido a que este químico solo ha estado en uso desde hace algunas décadas, es importante recordar que sus efectos a largo plazo en la salud aún son desconocidos.

 

Infertilidad y cáncer testicular

 

Se dice que los pañales desechables representan un riesgo muy específico para los bebés varones debido a que generan un incremento en temperatura escrotal a causa de los materiales con los que son fabricados estos pañales.  Una investigación reporta que la capacidad de regulación natural de la temperatura escrotal se vio alterada en un 27% de los casos estudiados.

De acuerdo con la revista inglesa: British Medical Journal Archives of Disease in Childhood, los pañales desechables podrían tener un efecto a largo plazo en la maduración testicular y, por tanto, en el conteo de espermatozoides, aumentando así el riesgo de cáncer testicular.

Las estadísticas disponibles al respecto del conteo de espermatozoides en la población de hombres europeos señalan una reducción alarmante de 25% en tan solo los últimos 25 años. En Inglaterra, se reporta que 1 de cada 6 parejas recurren a tratamientos de fertilidad, lo que representa un aumento de 55% en menos de dos décadas.  En 1/3 de estos casos, el diagnóstico apuntaba hacia problemas en el aparato reproductor de la pareja de con sexo masculino.

En comparación con la década de los 40’s del siglo pasado, cuando los hombres tenían en promedio 100 millones de espermatozoides por mililitro de semen (m/ml), hoy se sabe que el promedio actual es de alrededor de 60 m/ml, aunque 20% de los hombres con edades entre los 18 y los 25 años presentan niveles sorprendentemente todavía más bajos, esto es, de menos de 20 m/ml.

En conclusión cuidar de tu bebé cuando aún está en pañales va mucho más allá de solo decidir en qué productos o estilo de vida inviertes tu dinero: la vía “fácil y cómoda” de lo desechable o alternativas más naturales y saludables.

Helecho Verde

Hace no tanto tiempo, (menos de cinco décadas), el pañal sucio de un bebé era cambiado tan pronto resultaba necesario.  Con la imposición de la moda de los pañales desechables, se impuso también una nueva creencia: No pasa nada si se pospone cambiarle el pañal un bebé. En realidad, siempre será mejor para la salud y comodidad de un bebé realizar el cambio tan pronto nos demos cuenta que el bebé ha ensuciado su pañal.

Lee la etiqueta de las toallitas húmedas con las que limpias a tu bebé. Los perfumes realmente no son adecuados, ni mucho menos necesarios para los bebés. En todo caso, prefiere usar agua limpia y un aceite natural (como el aceite de coco); son lo mejor para una piel tan sensible como la de tu bebé.

Si decides utilizar pañales de tela, fíjate en los materiales con los que son elaborados los pañales de la marca que estás considerando. Algunos están hechos con 100% Poliéster, la gran mayoría con al menos un 80%. Si decides hacer tu mismo pañales para tu bebé, evita utilizar telas sintéticas y mejor opta por el algodón o cualquier otra fibra natural.

Es un hecho que los pañales lavables son la mejor opción para el medio ambiente. Algunos sancionan el uso de pañales lavables por considerarlos una carga para el medio ambiente debido a que requieren de ser lavados, pero el hecho es que existe una gran diferencia entre echar excrementos humanos (y de bebés) al inodoro y lavar el pañal, por un lado, y por otro, consumir pañales fuertemente blanqueados con cloro para cuyo proceso se requieren cantidades industriales de agua y luego tirar a la basura todos esos pañales elaborados con tantos químicos y plástico.

No olvidemos la lección de sustentabilidad que heredamos a nuestros hijos cuando limitamos nuestro uso de productos desechables y les digamos que todos estos productos que fueron diseñados para usarse una sola vez son un lujo que pertenece a un tiempo en que cometimos el grave error de creer ideas falsas sobre sus beneficios sin imaginarnos los riesgos ambientales y de salud que implicarían a largo plazo.

 

Fuente:

HelechoVerde.com